jueves, 16 de febrero de 2012

Olvido inevitable

No habré dejado de existir, mucho peor, habré olvidado toda mi existencia.
Ya no estarás, aunque estés.
Ya no serás, aunque seas.
Ya no seremos, aunque fuimos.
Ni siquiera voy a extrañarte.
Tan sólo voy a olvidarte.

¿Estás dispuesto a amarme por los dos?

Olvídame, que yo te olvidaré.
No es una promesa.
Solo es lo inevitable.
Te he amado, y me aterra saber que llegará ese día en el que no sepa ni qué es el amor.

¿Cómo pedirte que recuerdes?

Si yo no haré lo mismo.

¿Cómo pedirte que me quieras?

Si yo olvidaré que algún día me enseñaste a hacerlo.

¿Y si nos vamos, entonces?

¿Y si huímos?

¿Y si evitamos la fatiga de nuestro destino?

Tomemos este amor en nuestras manos.
Vamos a matarnos, mi amor.
Sólo así nunca te olvidaré.
Esta historia merece un mejor final, uno bello.
No merecemos la distorsión de nuestra propia existencia.
No quiero olvidarte, mi amor..

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Lo que un día vi

Hace mucho me di cuenta que las cosas pasan cuando tienen que pasar, no antes no después.  Que dar todo de ti, no significa que te darán ...