Ir al contenido principal

pudo ser...



Me miró directo a los ojos y simplemente no pude más, lloré en sus brazos. 
Queriendo que todo esto tuviera un significado diferente. 
Le puse excusas que él podía considerar como válidas. 
Fecha justa de coincidencia en mis desastres amorosos. 
Parecía que solo se sumaban sin parar. 
Me abrazó con ternura y yo solo me aferre a él, no queriendo que me soltara nunca. 
Me sorprendía la forma en la que los dos encajábamos perfectamente; 
Mi cabeza en su hombro y sus brazos en mi cintura.
Las lágrimas cayeron sobre él, empapando su playera. No pareció importarle en lo absoluto, solo intentaba hacerme sentir mejor. Dejó que sollozara por unos momentos.

Echo su cabeza hacia atrás, para que nuestras miradas se cruzaran y me encontré con la sorpresa de un espacio estrecho entre nosotros. Si me acercaba un centímetro más… 

Supe enseguida que el momento no era el adecuado y que un paso en falso en esas condiciones podría arruinar todo. 

No podía arriesgarlo, no ahora. 

Deseé que con solo ver mis ojos entendiera todo lo que pasaba por mi cabeza y sentía mi corazón. 
Intente expresarlo a través de ellos pero parecía no poder leer nada. Supliqué con la mirada que comprendiera cada cosa no pronunciada y que tal vez jamás llegaría a escuchar, me pareció inútil. 
Todo esto sucedió en pocos segundos, los cuales mi mente alargo de modo que transcurriera para mí una eternidad. 

— No llores, no lo hagas nunca por un hombre. Dijo mientras secaba mis lágrimas. 

Me abrazo de nuevo, pero no con el mismo sentimiento. Ahora era una despedida. 
Se separó de mí se alejó. 
Vi como desaparecía entre la multitud, sabía con exactitud a donde y con quién iba. 
La tranquilidad que me había dado se la había llevado con él. No importaba cuanto lo quisiera, quería a alguien más de lo que a mí o de lo que yo a él. 
Quería que fuera conmigo con quien iba, por quien dejaba a todos para estar junto a mí. 


Tal vez algún día. Pensé.




Entradas más populares de este blog

--malaci

Malaci es un acrónimo, que proviene de los nombres de tres hombres que - en su tiempo - fueron importantes para mi: Mauricio, Alan y Aciel. Ellos tres me aportaron vivencias significativas, experiencias imborrables y conocimiento irreemplazable, es por eso mismo que he decidido dedicarles mi manía de expresarme mediante palabras escritas y adopté este seudónimo, que es también un álterego.

http://unabuenaputajamasseminimiza.tumblr.com

Quien dijo adiós....

Alguien me dijo que cuando las cosas son para ti solas llegan, que dejara de buscar el momento y a la persona...  Entonces me di cuenta que somos de quien nos encuentra en pedazos y nos arma hasta dejarnos completos.  De quien no nos cambia, pero nos mejora.
Y así me doy cuenta que, si soy tuya me auto proclamo tuya, empezaste desde cero con paciencia, me aguantaste cuando yo no podía, me pegaste cada pieza y las faltantes las hiciste tu con cada palabra me diste de nuevo la confianza para volar, no me ataste, me liberaste cuando sabías que ya podía hacerlo sola.
Esperarte, mil años hasta que sea nuestro momento ¿porque? Porque quiero, porque puedo por que yo no tengo nada que perder pero si mucho que ganar 
Contigo se que es la ilusión que es el soñar que es el sonreír a media plática con alguien por que se que a ti te parecería una pendejada lo que dice y tendrías el valor de mandarlo a la chingada, porque un estando lejos supe conocerte quererte, adorarte.
Tal vez busque el pretexto más …