miércoles, 13 de junio de 2012

SOLO OTRA CARTA


Envidio a todas esas personas que pueden verte. 
Esa sonrisa y esos ojos, juntos, se deben ver muy bonitos de cerca. Pero se deben ver mejor cuando, algún día,  sonrías después de besarme y tus ojos expresen lo mucho que me quieres.

También escribo esperando a que me dé sueño, esperando a dormir para soñar contigo, y tú, allá, durmiendo con otra, o peor, no dejándola dormir.

Después de tantas palabras bonitas, que llevan, en más de siete párrafos, un “no me olvides” en cada espacio y un “no me dejes ir, vuelve” en cada signo de puntuación, lo acepto: este es el primer paso en el largo camino que será olvidarte. Porque no, no olvido ni en dos días, ni en dos meses a una persona que me robó tantas sonrisas.

Esta es la historia que no fue, porque no fuimos, o fuimos pero no del todo; eres tal vez, una de las historias más bonitas que tengo para contar.

Y sí, por ahora y no sé por cuánto tiempo más, seguirás siendo ese, en el que piense todas las noches antes de dormir. Y para que no sepas que te estoy olvidando, escribiré en estas hojas todo lo que me gustaría decirte, y así, sin que te des cuenta, llegará el día en que ya no piense más en ti.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Quiero hacer nada contigo...

Me he cuestionado tanto tiempo, que significa no hacer nada, al punto de llenar una agenda con cosas por hacer, anotando lugares a donde me...