sábado, 14 de julio de 2012

Te amo

Te amo y este amor es una partícula viva e independiente de mí.
Esto no es una declaración, no te engañes, no es la frase que corresponde a los sucesivos vaivenes de nuestro jodido diálogo.
Mi amor por ti tiene un efecto narcótico sobre el resto de mis sensaciones, desconozco su origen y no tengo antídoto.
No digo que te amo para que lo recuerdes o lo olvides, no pretendo una reacción o una respuesta, no quiero crear un nuevo axioma o cambiarte el ánimo, la visión, los elaborados planes o el insípido placer que darás a tu amante.
Este amor está allí, él, ése, el amor en sí. Suspendido, empecinado, quizá fatuo.
Tus secretos crímenes no lo dañan, no le conciernen, no lo desvelan… sólo a mí. Tus silencios no lo destrozan… sólo a mí. Tu amante no lo perturba… Tu amante me produce una sonrisa y una instantánea compasión. Has sido una chica estúpida. Una chica normal que elige la evidencia de una vida segura, el equilibrio, la maternidad con garantías. Has sido estúpida eligiendo lo que es mejor para ti, una chica reactiva, mundana, artística, posmoderna, avispada, socialmente justa.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario