Ir al contenido principal

Todo es tu culpa

Por ejemplo...
Es tu culpa que me haya enamorado de ti, ¿Cómo pretendías que no ocurriera?
Te la pasabas mirándome con esos ojos cafés pequeños y tiernos, y hacías esas caras que solo yo conozco qué significan, luego tu boca hacia un gesto que no daban ganas de otra cosa sino de besarla
¿Cómo pretendías que no lo hiciera?, me decías cosas al oído en un tono suave, realmente suave, ese que normalmente no usas con otras personas, ese que solo yo tengo derecho a oir.
¿Cómo pretendías que no me gustara tu voz?
Y no hablemos de cuando me dices cosas en francés, sí, ya sé que normalmente lo hacías cuando te hacia enojar, pero…
¿Cómo pretendías no enamorarme?
Cuando me di cuenta de que ya estaba muy enamorada, no era tarde, nunca lo fue, nunca lo es, al contrario, supe que había sido toda tu culpa y yo, no podía pretender ocultarlo si se me notaba a leguas cuando me mirabas, cuando movías tu boca, cuando me decías cosas al oído, cuando me hablabas en francés.

Entradas más populares de este blog

--malaci

Malaci es un acrónimo, que proviene de los nombres de tres hombres que - en su tiempo - fueron importantes para mi: Mauricio, Alan y Aciel. Ellos tres me aportaron vivencias significativas, experiencias imborrables y conocimiento irreemplazable, es por eso mismo que he decidido dedicarles mi manía de expresarme mediante palabras escritas y adopté este seudónimo, que es también un álterego.

http://unabuenaputajamasseminimiza.tumblr.com

Quien dijo adiós....

Alguien me dijo que cuando las cosas son para ti solas llegan, que dejara de buscar el momento y a la persona...  Entonces me di cuenta que somos de quien nos encuentra en pedazos y nos arma hasta dejarnos completos.  De quien no nos cambia, pero nos mejora.
Y así me doy cuenta que, si soy tuya me auto proclamo tuya, empezaste desde cero con paciencia, me aguantaste cuando yo no podía, me pegaste cada pieza y las faltantes las hiciste tu con cada palabra me diste de nuevo la confianza para volar, no me ataste, me liberaste cuando sabías que ya podía hacerlo sola.
Esperarte, mil años hasta que sea nuestro momento ¿porque? Porque quiero, porque puedo por que yo no tengo nada que perder pero si mucho que ganar 
Contigo se que es la ilusión que es el soñar que es el sonreír a media plática con alguien por que se que a ti te parecería una pendejada lo que dice y tendrías el valor de mandarlo a la chingada, porque un estando lejos supe conocerte quererte, adorarte.
Tal vez busque el pretexto más …