jueves, 22 de noviembre de 2012

Y tú que te creías olvidado, como si hubieras pasado por mi existencia sin dejar huella, como si te hubieran borrado los años.

Y yo que me pensaba plena, despojándome de los daños, tan falta de ti en mi mundo, tan libre de amores fallos.

Y todo lo que se queda, aquí bailando entre engaños; recorriéndome los ojos, y terminando en los labios.

Te me quedaste en la historia, te me tatuaste en las manos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario