viernes, 7 de diciembre de 2012

Nostalgia.

Yo la acaricio porque creo que la nostalgia es como un gato que ha venido a arañarme y a jugar conmigo,

la dejo meterse en la cama con la única condición de que se quede en tu lado abrazada a mí.

Y me susurre tu nombre hasta que me duerma.

La castigo a repetirlo mil veces como si tratase de que aprendiera algo.

Pero en verdad es ella la que me castiga a mí a tener que escucharlo. Tu nombre.

La ilusión es solo un punto de vista de la tristeza.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario