domingo, 10 de marzo de 2013

—Malaci (María Mil Manías)

“Me dijiste que había roto tu corazón, pero te equivocas. ¡Y no sabes cuanto!
Los corazones no se rompen. Se rompe un cristal, se rompen los huesos y las tazas de porcelana, pero nunca un corazón; el corazón se debilita, late con ritmo apático, aletargado y se vacía, como se vacían las ganas de verle, como se vacían las ganas de ser.”

http://unabuenaputajamasseminimiza.tumblr.com