jueves, 14 de marzo de 2013

mas miradas, menos palabras...

Todavía creo que nuestro mejor diálogo ha sido el de las miradas. Las palabras, consciente o inconscientemente, a menudo mienten, pero los ojos nunca dejan de ser veraces.
Si alguna vez he pretendido mentir a alguien con la mirada, los párpados se me caen, bajan espontáneamente su cortina protectora, y ahí se quedan hasta que yo y mis ojos recuperamos la obligación de la verdad.
Con las palabras todo es más complejo, pero aún así, si las palabras tratan de engañar, los ojos suelen desmentir a la boca..

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Quiero hacer nada contigo...

Me he cuestionado tanto tiempo, que significa no hacer nada, al punto de llenar una agenda con cosas por hacer, anotando lugares a donde me...