sábado, 20 de julio de 2013

:3

Mi mamá dice que soy terca y escandalosa, siempre he sido así, de esas que se quedaban solitas cortando flores o comiendo peras sin lavar. 
Enseñando los calzones sin querer, olvidando que las niñas se deben sentar bien. 
Sin pinta clara para ser escritora, de sueños extraños y susurros de la nada. 
Acariciando las paredes, jugando con una ramita de árbol, trayendo a mi, recuerdos de lugares que no conocía, inventando un lenguaje que me ayudara a expresarme mejor. 
Siendo feliz mientras la luz del sol se colaba entre las rendijas de mis dedos, mirando al cielo siempre. 
Y entonces vuelvo al principio, desenredo la cosas en mi mente y me encuentro, sentada como siempre, jugando con mis pies, inhalo hondo tres veces y vuelvo a ser feliz. 
Lluvia fresca en mis manos, hierba verde en mis pies, juntando las pieza de mi rompecabezas, acomodando mis entrañas para volver a correr