sábado, 15 de noviembre de 2014

Sigo esperando ese día

Escribiré tu nombre en un papelito
que guardaré en el rincón mas profundo y sagrado
de mi cajón más escondido.

Lo pondré con marcador, con mayúsculas, con mi mejor letra, 
y es que, tarde o temprano, muy a pesar mio he de olvidarlo.

Cuando suceda puede que sea austero, indoloro,
que ese momento apenas deje rastro de su paso.

O tal vez, por el contrario, sea lento y pausado,
y ande durante mucho tiempo por el mundo
con ese horrible sabor a cuchara en mi boca
pensando a ratos qué he dejado pasar algo
sin tener el alivio de atinar qué es eso que pienso tanto.

En cualquiera de los casos, un día lo olvidaré,
me daré cuenta cuando coincida con alguien que se parezca a ti
en la calle, en un transporte, en algún museo,
y entonces vendrá tu imagen a mi cabeza,
tus pechos, tus bríos, tu sonrisa..
y vendrá también un escalofrío abrupto y doloroso
que recorrerá mi espina cuando no recuerde siquiera tu letra inicial.

Entonces correré hasta mi casa aterrorizada
donde tantas veces corrí contigo con el corazón enardecido,
subiré a tropiezos la escalera y entraré en mi habitación
para abrir aquel cajón alcahuete mio,
tomaré del fondo aquel viejo papelito
me sentaré un momento que dure mucho,
me armaré de valor y, sin mirarlo,
lo romperé en cachitos..
Y más tarde, ya tranquila,
me perdonaré si lloro un poco.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario