martes, 19 de abril de 2016

Al agua siempre hay que dejarla fluir.

No sé si no estás listo o no has encontrado a la persona correcta para intentar de nuevo. 
Pero cuando vuelvas a enamorarte, incluso si no funciona, te sentirás mejor. Porque el amor es como el agua: no sirve si se estanca, no existe para estar contenido. Y, aunque derramaste un poco en lugares equivocados, recuerda que fue porque estabas feliz. Al agua siempre hay que dejarla fluir...