miércoles, 30 de mayo de 2012

Tu sin ser tu

Todo pasa y todo queda, nada se borra por completo.
Las cicatrices sanan, las sonrisas se consumen (o crecen hasta que les salen ramas en las que puedes colgar columpios), las personas mueren, nacen, se conocen, se enamoran, se separan, se dejan de recordar pero nunca se van del todo.
Tú que no eres tú sino que eres todos, tú que eres mi primer beso a los 16 años, que eres mi primer amor y también los muchos que conocí y nunca más volví a ver, tú que eres el que no recuerdo y ese que pensé nunca iba a poder olvidar, tú que eres tú y te odio por no haberte quedado, tú que eres y ni siquiera sabes quién soy yo, tú que no eres nadie ahora, tú llegaste de golpe cuando me hiciste ver que estaba esperando encontrar algo sin saber donde buscarlo.
Hoy te escribo a ti y a todos los que son tú, porque quiero que sepan que ya no me hacen daño, que ya no los extraño y que gracias a ustedes encontré lo que estaba buscano: a mí.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario