Ir al contenido principal

Sueños, pesadillas y tu

Toda la vida, desde pequeña, me han dicho que los sueños no son de verdad, que al igual que las pesadillas, son el producto de mi imaginación y no se harán realidad, que aprenda a relajarme y no estresarme

Esto me ha mantenido tranquila en las noches de tortura, donde mis sueños se vuelven el invento de el ser que parece ser mi peor enemigo y olas de lágrimas me invaden al despertar de la muerte de el ser que más amo, de la pérdida de un hijo que jamás he tenido o de la caída más larga y frustrante desde esas escaleras que en repetidas veces me han hecho despertar de un salto. Esas son las pesadillas.

Los sueños son en cambio, más sutiles, un día soleado, el bosque, algún recuerdo de infancia, y otros que no se deben contar, pero hay unos, que yo no calificaría exactamente como sueños o pesadillas, son algo entre los dos, son los sueños en los que te sueño, como dulces heridas que se abren para poder volver a ver tus ojos que tanto amo y tocar tu voz que me pone la piel chinita, para extrañarte hasta las canas que jamás nos salieron juntos, para quedarme con las ganas que tengo de dejar de soñar contigo, para dejar de desear, que contrario a todo lo que me han dicho, los sueños sí se hicieran realidad.

Entradas más populares de este blog

--malaci

Malaci es un acrónimo, que proviene de los nombres de tres hombres que - en su tiempo - fueron importantes para mi: Mauricio, Alan y Aciel. Ellos tres me aportaron vivencias significativas, experiencias imborrables y conocimiento irreemplazable, es por eso mismo que he decidido dedicarles mi manía de expresarme mediante palabras escritas y adopté este seudónimo, que es también un álterego.

http://unabuenaputajamasseminimiza.tumblr.com

Quien dijo adiós....

Alguien me dijo que cuando las cosas son para ti solas llegan, que dejara de buscar el momento y a la persona...  Entonces me di cuenta que somos de quien nos encuentra en pedazos y nos arma hasta dejarnos completos.  De quien no nos cambia, pero nos mejora.
Y así me doy cuenta que, si soy tuya me auto proclamo tuya, empezaste desde cero con paciencia, me aguantaste cuando yo no podía, me pegaste cada pieza y las faltantes las hiciste tu con cada palabra me diste de nuevo la confianza para volar, no me ataste, me liberaste cuando sabías que ya podía hacerlo sola.
Esperarte, mil años hasta que sea nuestro momento ¿porque? Porque quiero, porque puedo por que yo no tengo nada que perder pero si mucho que ganar 
Contigo se que es la ilusión que es el soñar que es el sonreír a media plática con alguien por que se que a ti te parecería una pendejada lo que dice y tendrías el valor de mandarlo a la chingada, porque un estando lejos supe conocerte quererte, adorarte.
Tal vez busque el pretexto más …