Ir al contenido principal

Enseñame y te enseño

Nunca se me dieron muy bien las matemáticas, pero desde pequeño la vida me enseñó que no siempre uno más uno es dos.

Que el destino se encarga de dividir, sumar, multiplicar y restar en tu alma, pero que sumar por sumar no vale de nada, cuando la cuestión es de amor.

Que todos somos expresiones buscando ser una ecuación, como si la vida se redujera a ser igual a otro, cuando se trata más de ser uno mismo, lo más lejos del montón.

Que a veces se gana más dividiendo o restando, de lo que se gana sumando o multiplicando, porque hay gente que sólo quiere reducirte a la más mínima expresión.

Por eso señorita yo le propongo un trató, usted enséñeme de matemáticas y yo le enseñó de amor,

Usted enséñeme a sumar los besos que le voy a dar y yo le enseñó a darlos con pasión.

Usted enséñeme a restar los problemas de su vida y yo le enseñó lo que puede llegar a hacer el verdadero amor.

Usted enséñeme a multiplicar las sonrisas en su boca y yo le enseñó a comprimir sentimientos en una sola canción.

Usted enséñeme a dividir lo profesional de lo personal y yo le enseño a sumar su mitad a mi corazón.





Entradas más populares de este blog

--malaci

Malaci es un acrónimo, que proviene de los nombres de tres hombres que - en su tiempo - fueron importantes para mi: Mauricio, Alan y Aciel. Ellos tres me aportaron vivencias significativas, experiencias imborrables y conocimiento irreemplazable, es por eso mismo que he decidido dedicarles mi manía de expresarme mediante palabras escritas y adopté este seudónimo, que es también un álterego.

http://unabuenaputajamasseminimiza.tumblr.com

Quien dijo adiós....

Alguien me dijo que cuando las cosas son para ti solas llegan, que dejara de buscar el momento y a la persona...  Entonces me di cuenta que somos de quien nos encuentra en pedazos y nos arma hasta dejarnos completos.  De quien no nos cambia, pero nos mejora.
Y así me doy cuenta que, si soy tuya me auto proclamo tuya, empezaste desde cero con paciencia, me aguantaste cuando yo no podía, me pegaste cada pieza y las faltantes las hiciste tu con cada palabra me diste de nuevo la confianza para volar, no me ataste, me liberaste cuando sabías que ya podía hacerlo sola.
Esperarte, mil años hasta que sea nuestro momento ¿porque? Porque quiero, porque puedo por que yo no tengo nada que perder pero si mucho que ganar 
Contigo se que es la ilusión que es el soñar que es el sonreír a media plática con alguien por que se que a ti te parecería una pendejada lo que dice y tendrías el valor de mandarlo a la chingada, porque un estando lejos supe conocerte quererte, adorarte.
Tal vez busque el pretexto más …