jueves, 18 de diciembre de 2014

Vuelvo a comenzar

El amor te rodea, te mide, te seduce... Y lo miro desconfiada y llena de temores.

Vengo de batallas ganadas y perdidas. Probablemente más perdidas que ganadas 

De algunos gemidos y quizás otros jadeos entre sabanas, de lagrimas derramadas en los bordes mas gruesos de la almohada.

Tengo miedos.
Dudas.
Adioses que hacen eco y cortan como chinchillas ultra delgadas y filosas .
Con la esperanza de que algo diferente suceda.

Regreso a cuestionarme sí es amor, es pasión, es capricho, es locura.

Lo se, lo acepto, una que otra ves tengo mucho miedo...

A veces bajo la mirada.
Sonrió sin mover mis labios.
Respiro profundamente tratando te tranquilizar mis latidos.
Y permito todo.

Una nueva vez.

Olvidando las batallas perdidas.
Olvidando un poquito el dolor.
Le doy una oportunidad.
O tal ves miles más.
Lo dejo entrar otra vez a mi vida.
Repitiéndome que es tarde para las dudas.
Y muy temprano para volver a creer en el.
A sí que lo miro de frente, lo beso, pongo lo mejor de mi sobre la mesa y vuelvo a empezar a creer en el, me entrego ciega y sutilmente.

Para el soy la caricia cargada de pasados con miedos y felicidades. Y el gemido espontáneo de lo que quiere nacer sin miedo, entre nosotros.

Soy quien le roba esa mirada tierna, quien le quiere robar un te amo y todos sus miedos, aún que yo no pueda con los míos

A sí que sólo espero ese abrazo bajo las estrellas que hoy brillan mas que nunca y robarle una sincera sonrisa...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Lo que un día vi

Hace mucho me di cuenta que las cosas pasan cuando tienen que pasar, no antes no después.  Que dar todo de ti, no significa que te darán ...